26 junio, 2022

Paralelo/54

Portal de noticias online

Un triunfo inmEnzo

Estudiantes le ganó claramente a Independiente por 3 a 0, una victoria que incluyó un golazo de chilena de Enzo Kalinski. González y García metieron los primeros. El Rojo, impotente.

No entra dentro del marco de lo comprobable, pero a esta altura cualquiera sospecharía que si Sebastián Beccacece hubiese pedido un remís para volver de La Plata, habría viajado parado. Más allá de su responsabilidad, que sin duda la tiene, para que el destino le dé vuelta la cara, el DT entró demasiado rápido en una racha negativa que no sólo complicó las aspiraciones de Independiente para esta temporada, sino que también lo deja expuesto.

En un escenario históricamente difícil para el Rojo, volvió a quedar en el ojo de la tormenta por la derrota y por su victimario: Angel González, el mismo que estuvo a punto de ponerse la camiseta del Diablo pero que por decisión del DT (en base a su buena relación con Gabriel Milito, a quien se lo iban a birlar) terminó defendiendo los colores de Estudiantes. El ex Tomba quebró la paridad y encaminó la victoria del Pincha, que terminó floreándose y con una perla de Kalinski.

González aprovechó un rebote de Campaña, tras un error en el control del debutante Lucas Romero, y le dio la ventaja al León en un encuentro que parecía congelado por el frío, la falta de ideas del local y la desorientación a la que Beccacece llevó a Independiente. El DT cambió sobre la hora y mandó a la cancha a un equipo que no estaba en los planes, en ninguna alternativa que había probado durante la semana. Y esa confusión se hizo notar. El Rojo tardó media hora en encontrar la pelota y, cuando la tuvo, no tuvo claridad para inquietar a Andújar.

Becca apostó por un elenco ofensivo enmarcado en un 4-4-2, previsible para atacar y solidario para defender. Milito buscó algo similar: mismo esquema, desequilibrio por las bandas y mucho ida y vuelta para cuidarse atrás. Pero los futbolistas que debían romper con su talento individual nunca aparecieron y el primer tiempo resultó un bodrio que, sumado a las bajas temperaturas, hizo replantear a los presentes el amor por este deporte.

El partido, entonces terminó rompiéndose, como no podía ser de otra manera, con un error, el de Romero, y la efectividad de Angel González. Beccacece metió mano rápido con los ingresos de Roa y Bustos por Benítez y Cecilio Domínguez (dos que ya se ganaron un rato de reflexión fuera de los titulares), pero su equipo no logró levantarse de la lona nunca. Otra macana del fondo, en este caso de Barboza -el otro debutante y jugador fetiche del DT-, facilitó que Diego García liquidara las acciones. En el final, Kalinski le dio glamour a la victoria de Estudiantes con una chilena que llegó tarde al Puskás, porque si no…

De este modo, el Pincha logró un triunfazo para escaparle a la zona roja de la tabla de promedios. E Independiente sufrió otra piña en el Ciudad de La Plata (allí sólo ganó una vez, empató otra y perdió ocho) que desnudó a un Beccacece que se metió solito y solo debajo de la lupa.

Fuente: Ole