7 mayo, 2021

Paralelo/54

Portal de noticias online

Masivas movilizaciones y paro nacional en Colombia, en día con récord de muertes por Covid-19

Marchas multitudinarias acompañaron hoy, pese a una prohibición judicial, el paro nacional que las centrales obreras de Colombia, organizaciones sociales y comunidades indígenas llevaron adelante en rechazo al proyecto gubernamental de reforma tributaria y en protesta por el manejo de la pandemia.


Los manifestantes exigieron un mejor manejo de la pandemia y protección para los líderes sociales, todo en medio de una fuerte ola de contagios de coronavirus.

Al menos 23 ciudades de todo el país tuvieron marchas y concentraciones, pero las más importantes fueron en Bogotá, Medellín, Barranquilla, Cartagena y Cali, donde se registraron algunos incidentes y se adelantó el toque de queda, a la vez que un grupo de indígenas derribó la estatura del conquistador español Sebastián de Belalcázar.

También hubo disturbios en Medellín y en Bogotá, según la Secretaría de Gobierno, donde un grupo de manifestantes intentó ingresar a la sede del canal RCN.

Las movilizaciones fueron prohibidas anoche por un tribunal de Cundinamarca, pero el Comité Nacional del paro –que reunió a las organizaciones convocantes- remarcó que “el derecho a la protesta no está sometido a permiso o autorización previa y no se puede suspender ni en estado de excepción”. El país registró justamente hoy un nuevo récord de muertos por Covid: 490.

Más que la reforma tributaria que plantea la administración de Iván Duque, el eje de la protesta pareció desviarse al hecho de que Colombia atraviesa una fuerte segunda ola de casos, con muchas ciudades en fase roja, el sistema sanitario al borde del colapso y restricciones en varias regiones, justo cuando hubo nuevo récord de fallecidos.

“El Gobierno no quiere escuchar a los ciudadanos, no quiere escuchar a los partidos políticos, no quiere escuchar a la academia sobre esa petición tan sentida de retirar la reforma que va a poner a aguantar hambre a más millones de colombianos”, explicó en Blu Radio el titular de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Francisco Maltés.

El proyecto de reforma tributaria de Duque, a quien le queda poco más de un año en el poder, propone gravar los servicios públicos, ampliar la base de contribuyentes e imponer el IVA en varios servicios públicos, de modo de recaudar unos 6.780 millones de dólares.

Cuando hizo pública la iniciativa, la cartera de Hacienda la presentó como Ley de Solidaridad Sostenible, “una propuesta de carácter social que busca incrementar los esfuerzos en la lucha contra la desigualdad y la pobreza, especialmente, después de los efectos económicos y sociales causados por la pandemia”.

La iniciativa tiene trámite de urgente en el Congreso, pero el rechazo incluye aún algunos sectores del oficialismo, que trabajan en algunas reformas.

En el acto por el aniversario del ingreso de Colombia a la OCDE, Duque afirmó hoy que su gobierno “escuchará a todos” en este debate, que el Ejecutivo “aborda para llegar a consensos y sin líneas rojas, donde podamos encontrar una solución y donde tengamos claro que en esta conversación debemos fijarnos objetivos”.

Entre los reiterados pedidos para que no se mantuvieran las movilizaciones para no aumentar los contagios, la alcaldesa de Bogotá y opositora al gobierno, Claudia López, sugirió hacer “plantones” virtuales o cacerolazos y hasta ofreció los medios de comunicación oficiales para exponer las razones de protesta, informó el diario El Tiempo.

El presidente de la CGT, Percy Oyola, explicó que los organizadores promovieron los dos metros de distancia entre los manifestantes, el uso de alcohol y desinfectante de manos, evitar amontonarse y tener una marcha ordenada.

Incluso, destacó que intentarían no gritar y solo usar megáfonos para reducir el riesgo de contagios, pero dejó en claro que igualmente se trataba de “hacer sentir la protesta”.

En Bogotá, los manifestantes bloquearon el transporte público concentrándose en algunas de las principales estaciones y en Cali las autoridades adelantaron el toque de queda a las 13 (15 hora argentina) para forzar la dispersión temprana, según el diario El Espectador.

En esta ciudad se dieron algunos incidentes, entre ellos el derribo por parte de indígenas misak de la estatua de de Belalcázar, un militar español del siglo XVI, lo que hizo que actuara el Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) y se produjeron enfrentamientos entres las partes.

Según la agencia DPA, se quemaron vehículos, hubo saqueos a comercios y algunos manifestantes intentaron entrar en las independencias municipales.

“Algunos irresponsables han aprovechado esta circunstancia de las marcha para cometer actos vandálicos de daño a bien público y privado, deslegitimando la movilización y la protesta”, lamentó el alcalde local, Jorge Ospina, según recoge El Espectador. Sin dar detalles, Ospina dijo además que “una persona murió” en hechos vinculados a las marchas.

En las demás ciudades, caravanas de taxis, camiones y motos bloqueaban el tránsito, pese a que el Ministerio de Defensa desplegó 47.500 uniformados en todo el país.

El Comité Nacional del Paro –conformado en 2019- defendió su llamado a las calles “por vida, paz, democracia y contra la reforma tributaria” y cerró un comunicado con la consigna “la democracia no está en cuarentena”.

El Comité llevó adelante fuertes protestas en 2019, en reclamo de un cambio de rumbo en el Ejecutivo, pero la pandemia enfrió de alguna manera las manifestaciones en 2020.

Hubo adhesiones de varios grupos de colombianos residentes en México (ColPaz, Observatorio de DDHH de los Pueblos, Colombia Humana-Nodo México, Los Berracos Somos Más y Mujeres Colombianas en México) y de Rueda la Palabra Paz, que reúne a colombianos en la ciudad brasileña de San Pablo.

Con 50 millones de habitantes, Colombia es el tercer país de Latinoamérica con mayor número de contagios por Covid-19, con 2.800.000 desde el inicio de la pandemia, y registra 72.000 muertos.