29 junio, 2022

Paralelo/54

Portal de noticias online

Mas de 100 días preso por cultivar cannabis y usarlo con fines medicinales

Damián Raña vive en Ensenada y fue privado de su libertad por cultivar cannabis para calmar sus dolores, tras un accidente que tuvo el año pasado. Sin embargo, la Justicia lo trata como a un narcotraficante, sin ningún tipo de pruebas.

La historia de Damián Raña es similar a la de otros jóvenes que en distintos puntos del país son víctimas de la persecución policial y judicial por cultivar marihuana para uso personal. En algunos casos puede ser con fines terapéuticos o medicinales, en otros con fines recreativos.

Pero no venden, no comercializan, no se les encuentra nada en sus casas que indique que están haciendo algo ilegal. Sin embargo, la Justicia dedica más sus esfuerzos en privar de la libertad a estas personas que a quienes manejan el millonario negocio de la producción, tráfico y la venta de drogas.

El viernes pasado se realizó una movilización desde 7 y 50 a los Tribunales bonaerenses para pedir la liberación de este joven ensenadense de 27 años, que desde el 23 de junio se encuentra detenido tras un procedimiento policial y judicial sumamente irregular.

“La Justicia ya le robó 102 días de su vida, y eso no se lo van a devolver más. A mí como padre ninguno bajó a darme una explicación de esto”, vociferó a través del megáfono Luis, su papá, cuando la marcha llegó hasta las rejas del edificio de 8 entre 56 y 57.

Según había relatado medios nacionales, aquel domingo de junio por la madrugada un vecino había llamado al 911 para denunciar que por la zona había personas caminando entre los techos.

Cuando llegaron los integrantes de las fuerzas de seguridad, procedieron a revisar todas las casas de la cuadra. Luis vive junto a Damián y su otro hijo en un mismo terreno pero en casas separadas. El joven no estaba en su vivienda, pero al ser avisado de lo que sucedía, se tomó un remís para poder llegar y permitir que los efectivos policiales revisaran su patio.

La policía no encontró delincuentes en la casa de Damián, pero al ver una rama de una planta de marihuana en la cocina decidieron detenerlo. “En ese mismo momento pidieron una orden de allanamiento a Fiscalía a través del radio, preguntaron a Damián si había más y él los guió hasta un cajón de la habitación donde tenía guardadas las flores”, explicó Luis.

La policía decidió trasladar al muchacho hasta la Comisaría Primera, donde se pesó lo secuestrado. Al día siguiente fue trasladado a la comisaría de 14 y 530 de Ringuelet y diez días después a la Alcaidía N° 2, detrás de la Unidad 9, donde se encuentra actualmente, todavía privado de su libertad.

“No encontraron nada para corte, nada para venta, ni frascos, balanzas, nada, sin embargo la causa está caratulada como Producción, tenencia y artículos para la producción, porque le encontraron granitos de urea (un fertilizante para plantas)”, denunció su padre.

Según relató Luis, su hijo decidió comenzar a cultivar su propio Cannabis debido a que el año pasado tuvo un fuerte accidente de auto, donde él iba sentado en el asiento trasero y tras los golpes le explotó el fémur: “aún tiene esquirlas de huesos en la pierna, que el organismo va consumiendo, tiene coágulos en las piernas y un tercio menos de pulmón ya que se aplastó”.

En ese momento, para poder superar todos los dolores que tenía le consiguieron crema y aceite de cannabis. Allí fue que decidió comenzar a plantar para no pedirle a alguien ni tener que comprar: “también lo usa para efectos recreacionales, es decir, fuma”, reconoció Luis.

Su mamá, Teresa, contó que Damián estaba al tanto de los esfuerzos que se están haciendo para pedir su liberación. “Está sorprendido con semejante movida. No lo puede creer que estén haciendo todo esto por él”, expresó.

Durante la primer semana de julio, antes de que comience la Feria Judicial, la justicia había denegado su excarcelación y el cambio de carátula; la familia entonces apeló y pasó a Cámara de Apelaciones. Siguieron pasando los días, e inexplicablemente todavía no ha habido ningún avance, y Damián sigue privado de su libertad.

“Estamos luchando porque no entendemos por qué no le dan una morigeración”, explicó Teresa, afirmando que la posibilidad de que le otorguen la detención domiciliaria está trabada por la propia burocracia judicial.

“Para que le den la morigeración necesita un examen psicológico y psiquiátrico. El Juzgado de Garantías dice que para eso necesita tener el expediente de Damián, pero nos dicen que no pueden sacar el expediente de la Cámara de Apelaciones” indicó.

Agregando: “Fui a hablar a la Cámara, y me dijeron que no tenían problema en girar el expediente. Lo que necesitan es una nota escrita de Garantías solicitándolo, o incluso lo pueden hacer por teléfono. Unos nos dicen una cosa, otros nos dicen otra, pero no lo resuelven”.