20 mayo, 2024
Inicio » Macri dijo que JXC debe “apoyar cualquier reforma razonable” si Milei es presidente y cuestionó a la democracia

Macri dijo que JXC debe “apoyar cualquier reforma razonable” si Milei es presidente y cuestionó a la democracia

El expresidente habló ante profesores y estudiantes del Institute of Politics de la Universidad de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, donde valoró que en estas elecciones presidenciales “haya otro partido luchando por las mismas ideas liberales”.

Foto: Twitter @mauriciomacri

El expresidente Mauricio Macri disertó ante profesores y estudiantes del Institute of Politics de la Universidad de la Universidad de Harvard, Estados Unidos, donde consideró que Juntos por el Cambio(JxC) debe “apoyar cualquier reforma razonable” que proponga el candidato Javier Milei en el hipotético caso de que La Libertad Avanza gane las elecciones. Además, cuestionó la democracia con una extraña comparación.

En el encuentro presentado como “Una conversación con el expresidente” de Argentina el ex mandatario habló sobre el populismo, la gestión nacional y opinó sobre las elecciones 2023. Al comenzar fue presentado como expresidente de Venezuela y no de Argentina: “Un saludo a Nicolás Maduro y a su horrible dictadura”, ironizó en sus primeras palabras en un discurso que dio en inglés.

Al ser consultado sobre si JxC apoyaría a Milei en caso de que Patricia Bullrich pierda las elecciones respondió: “Vamos a ganar las elecciones. Pero en caso de que eso no pase y gane él las elecciones, espero que nuestra coalición apoye cualquier reforma razonable en el Congreso para que Argentina deje atrás este sistema tramposo en el que estamos atrapados”.

“Y como nosotros vamos a ganar, los liberales también nos van a ayudar a nosotros para aprobar los proyectos”, aseguró.

En otro momento de la charla, Macri calificó la propuesta de dolarización que impulsa Milei como “un atajo”, pero resaltó que cree “en las ideas liberales” y dijo “alegrarse de que haya otro partido luchando por las mismas ideas”, aunque tomó distancia de “algunas propuestas extremas” y aclaró su vínculo con el libertario: “Personalmente me encontré con Javier Milei sólo una vez; sé que compartíamos la pasión por en la ciudad de Buenos Aires, pero no tengo una relación cercana”.

“Estoy abierto a trabajar con cualquier otro líder que realmente quiera, basándose en ideas liberales, construir un futuro diferente para los argentinos”, aseguró aunque rápidamente se volcó a apoyar a su candidata presidencial: “Realmente espero que (Milei) ayude mucho a Patricia Bullrich cuando esté a cargo de impulsar reformas severas contra esa terrible fuerza poderosa a favor del status quo”.

Además, Macri reiteró que el riesgo más grande que representa Milei es que está solo políticamente. “Alguien solo no puede cambiar las reglas de un país. Yo me sentí solo y tenía cuatro gobernadores, él no tiene ningún gobernador detrás. Eso muestra que no es razonable que pueda liderar semejante cambio”, dijo.

En ese sentido, el exmandatario ahondó en la importancia de construir equipos con conocimiento en gestión del Estado y reparó en la falta de experiencia en la materia de Milei. “Porque no somos el estado de Suiza. Heredamos un estado que es un jungla que ha conquistado La Cámpora”, lanzó.

“Esa experiencia, esa coordinación, puede estar liderada por Bullrich para cambiar definitivamente el futuro de los argentinos. Las otras propuestas tienen, quizás, algo similar en algunas partes y coincidencias en ideas, pero otras no son razonables. Hay que tener las habilidades y la experiencia para armar un equipo nacional. Esa experiencia es lo que Patricia Bullrich está ofreciendo”, respaldó Macri la candidatura de su exministra de Seguridad.

MAURICIO MACRI CUESTIONÓ LA DEMOCRACIA

En ese marco, a la hora de exponer su opinión sobre la era tecnológica y los desafíos que atraviesa la política, trazó una extraña comparación entre el dispositivo móvil y la democracia, para reforzar su postura en contra de la existencia de un Estado fuerte e interventor.

“Vivir es mejorar de manera constante, porque tenemos acceso a mejores productos y servicios. Entonces, ¿qué está pasando?, ¿por qué las personas están tan enojadas y frustradas? Porque estamos atravesando lo que en inglés denominó “the expectation revolution era” (la era de la revolución de las expectativas). “Todos sabemos que estamos atravesando una revolución tecnológica histórica con impacto en trabajo, educación y salud. Tenemos una revolución sin precedentes en el área de la comunicación. Entonces, ahora, en 30 días tenemos más información que en toda nuestra vida 50 años atrás”, dijo.

En esa línea, señaló que “todo el mundo” sabe lo que el vecino tiene, entonces, “todo el mundo quiere más” y ejemplificó con las protestas en Santiago de Chile -no lo aclaró, pero se entiende que durante la revuelta política y social de 2019-, los chalecos amarillos, en Francia; o las protestas en Hong Kong, China: “Esto está desafiando a nuestras democracias”, sostuvo.

A esa situación, sumó al “maldito aparato” que mostró en sus manos: el celular. Con ese dispositivo, dijo el exmandatario, se sumaron otros dos desafíos, la velocidad y la fragmentación. “Tocas el celular y podes escuchar música, mirar una película o pautar una cita para esta noche, pero en la democracia, tocas el celular y nada sucede. Tenés que discutir, acordar, lleva mucho tiempo, entonces eso creó la necesidad de una nueva respuesta política”.

En ese escenario, graficó, es que “aparecen algunos tipos” que dicen tener todas las soluciones rápidas. Son una combinación, indicó, de “autócratas y populistas, que pueden ser izquierda o derecha. Es lo mismo” y explicó que son quienes proponen a la población -que exige esas respuestas rápidas- una solución a partir de la entrega del “futuro y de la libertad”: “Ellos dicen, si me das el todo el poder, si unificamos los tres poderes en mí, yo te voy a entregar lo que quieras muy rápido. Lo hacen a cambio de tu libertad y de tu futuro. Entonces empiezan a gastar todos los ahorros de la sociedad, las reservas del Banco Central, de gas y petróleo, los ahorros de las pensiones y cuando se quedan sin plata empiezan a imprimir dinero y todos sabemos que eso nos lleva a un proceso inflacionario que empobrece a toda la población”, dijo Macri.

Y señaló que hay una “demanda de soluciones inmediatas para cualquier problema y todo el mundo listo creyendo que el Estado va a solucionar todo”. “Y los populistas dicen esto: ‘no necesitas trabajar’, y hablan de la ‘estúpida cultura del trabajo, que es sólo una forma de oprimir a todo el mundo en un sistema meritocrático. Esto es algo que fue creado por los poderosos’, dicen; y empiezan a destruir a la sociedad. Y eso es lo que estamos enfrentando. y no es el populismo latinoamericano solamente, esto es una amenaza global”, cerró.

“Empiezan, entonces, a culpar a los otros. Especialmente a la comunidad empresarial, empiezan a señalar a los supermercados por las subas de los alimentos, a los productores de energía, son todo tipo de nuevos enemigos poderosos”, dijo.