1 julio, 2022

Paralelo/54

Portal de noticias online

López Obrador optimista a pesar de una severa ralentización

El Gobierno mexicano reconoce el empeoramiento del escenario internacional y de su principal socio, EE UU, pero cree que la economía nacional crecerá entre el 1,5% y el 2,5% el próximo año

México, como la mayoría de países industrializados, cerrará 2019 con su economía inmersa en una severa ralentización, con el empleo formal estancado y la inversión en fase declinante.

El crecimiento en el país norteamericano, según reconoció este domingo la Secretaría de Hacienda en su Paquete Económico, echará el telón en el entorno del 1%, frente al 2% de media con el que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador construyó sus previsiones de ingresos para el ejercicio en curso.

En 2020, casi con toda seguridad, la historia se repetirá: a un año vista parece muy complicado que la economía mexicana pueda recuperarse y crecer entre el 1,5% y el 2,5%, como pronostica el Ejecutivo.

Una cifra que, aunque en línea con la del Banco de México –“también optimista”, apostilla Carlos Serrano, economista jefe de BBVA en el país norteamericano- muy superior a la de la media del sector privado (1,4%) y que excede en dos décimas a la mejor de los 25 principales bancos y casas de análisis mexicanas (1,8%, del propio BBVA y de BX+).

La herencia de 2019 -un año para el que el propio Gobierno esperaba un crecimiento idéntico, de entre el 1,5% y el 2,5%- será un escenario de atonía económica en un país, México, con unas posibilidades inmensas, unos recursos notables, una posición geográfica envidiable y una estructura poblacional favorable, condiciones que configuran un potencial de largo plazo mucho mayor de lo demostrado en la última década.

El propio López Obrador prometió en campaña que el crecimiento rondaría el 4%, pero -ni en unas previsiones que la mayor parte de analistas creen que se irán largas- esa expansión ni está ni se le espera a corto y medio plazo. “Ni siquiera deberíamos estar contentos con una expansión de entre el 1,5% y el 2,5%, pero no creo que lleguemos a ese nivel”, subraya Juan Carlos Moreno Brid, profesor de Economía de la UNAM.

“El escenario macroeconómico del Gobierno para 2020 es demasiado optimista”, opina José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

El antecedente inmediato, agrega, es el año en curso: en el primer semestre -cuando bordeó la recesión- la economía creció un 0,2%, con lo que, para cumplir con la previsión gubernamental para el cierre del ejercicio, la economía debería crecer entre el 1% y el 2% en la segunda mitad. “Por el contrario, los indicadores adelantados apuntan a una desaceleración mayor”.