1 julio, 2022

Paralelo/54

Portal de noticias online

El pago de un bono para trabajadores privados cayó por sorpresa a la UIA y CAME

El anuncio del pago de un bono para trabajadores privados cayó por sorpresa en el sector empresario donde pusieron en duda la posibilidad de afrontarlo.

En este marco, la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) aseguró  que “la mayoría de las pymes no están en condiciones de pagarlo” y pidió al Gobierno una “compensación” a empresas. “La situación es crítica para la mayoría de las pymes.

No estamos en condiciones de pagar, a pesar de que los trabajadores lo necesitan con urgencia”, dijo a PERFIL Pedro Cascales secretario de prensa de la entidad. La compensación, indicó, “puede ser contra aportes patronales o algún impuesto similar”. “Hay muchas pymes con problemas para pagar sueldos en término y mantener los puestos de trabajo”, describió.

No obstante, expresó que esperan reunirse el miércoles con el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica “para conocer los detalles” del anuncio.

NOTA RELACIONADA ⇒ Dante Sica, ratificó hoy que los trabajadores del sector privado recibirán un bono

En ese mismo sentido se expresó Jorge Sorabilla, ex-presidente de la Fundación Pro Tejer, miembro del Comité Ejecutivo de la UIA.

“Es un tema complejo porque convive la necesidad económica de los trabajadores con la realidad económica de la mayoría de las  empresas que no pueden pagarlo”, dijo a Perfil. “El Gobierno no puede imponerle a las empresas un sobre-costo que no podrán pagar mediante un acuerdo de cúpulas. Seguramente quedará a criterio de cada empresa, si está en condiciones de hacerlo lo hará”, completó.

Sus dichos coinciden con lo expresado por el vicepresidente de UIA, Daniel Funes de Rioja, quien afirmó que “es imposible afrontar este pago”. “Nadie desconoce la complejidad de la situación, pero no tenemos capacidad jurídica ni institucional para obligar a las empresas a hacerlo.

Además, las paritarias todavía están abiertas y tienen cláusulas de revisión”, dijo a PERFIL. “Ni las pymes, ni las economías regionales, pueden afrontar un compromiso de este tipo. En Copal, por ejemplo, estamos con una contracción muy importante, trabajando al 50% de la capacidad instalada.

A eso hay que sumarle las tasas de interés actuales. Es imposible”, sostuvo y recordó: “Ya fue difícil pagar el bono de fin de año en enero. Ahora la situación es aún mas complicada”.