4 agosto, 2021

Paralelo/54

Portal de noticias online

David Harbour: «Creo que ya es hora de que haya igualdad de género en el cine»

El actor estadounidense David Harbour, mundialmente conocido por su rol en la exitosa serie de ciencia ficción “Stranger Things” y que coprotagoniza con Scarlett Johansson, Florence Pugh y Rachel Weisz “Black Widow”, el esperado filme de fuerte impronta femenina de Marvel que llega este jueves a los cines, aseguró a Télam que cree que “ya es hora de que haya igualdad de género en el cine”.


En la película, que al día siguiente estará disponible en streaming en Disney+ bajo la modalidad Premier Access, Harbour encarna a Alexei Shostakov, un exsúper soldado soviético conocido en los cómics de Marvel como Red Guardian, una suerte de alter ego comunista de Capitán América y figura paterna de la disfuncional familia de crianza de la Viuda Negra encarnada por Johansson.

Dirigido por la australiana Cate Shortland, la primera mujer en rodar en soledad una cinta del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM), “Black Widow” oficia como puente conector entre el pasado y el futuro de la franquicia iniciada en 2008.

Viuda Negra/Natasha Romanoff fue introducida por primera vez en la saga fílmica en “Iron Man 2” (2010), y llego a convertirse en parte indispensable de los Avengers; un personaje que sin jamás encabezar las películas resultaba ineludible para unir a los excedidos en testosterona Thor, Capitán América, Hulk, Iron Man y compañía.

Su historia tuvo un final en la mega taquillera “Avengers: Endgame” (2019), pero el personaje tendría un filme más; ese que la tendría por fin en el título y en el centro del afiche.

“Black Widow” presenta un episodio mencionado pero nunca antes visitado en el UCM, en el que Natasha se encuentra sola y en fuga enfrentando su pasado.

Es que la cinta la reencontrará con lo más parecido a una familia que haya tenido. Criada y entrenada para convertirse en una asesina al servicio de la Unión Soviética, Natasha se reunirá con los espías rusos con los que alguna vez tuvo que posar como típica familia “yanqui”: Yelena (Pugh), Melina (Weisz) y Alexei (Harbour).

Juntos, enfrentarán a un villano con incontables recursos que utiliza a las mujeres como esclavas-herramienta en una trama que se hace eco del actual debate sobre el rol del género femenino en la industria.

Aplazada varias veces durante el último año debido a la pandemia de coronavirus, “Black Widow” dará el cierre al tránsito de Natasha en Marvel e inicio a la nueva fase de películas de la saga, que seguirá este mismo año con “Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos”.

Harbour, famoso por encarnar al policía Jim Hopper en la serie hit “Stranger Things”, conversó sobre su rol en el filme y el cambio de aire que se respira en Hollywood.

Télam: ¿Cómo se siente que por fin llegue el estreno?

David Harbour: Estoy emocionado de que todo el mundo de alguna manera esté volviendo a la normalidad, reencontrándose y creo que esta película es perfecta para eso. Amo ir al cine, y está película es ideal; es un gran espectáculo, es genial para ver en la gran pantalla.

T: Específicamente acerca de la película, ¿estarías de acuerdo en calificarla como una suerte de comedia dramática familiar, por supuesto ambientada en este loco universo de superhéroes y villanos?

DH: Sí, exactamente. Creo que es la mejor manera de describirla. Tiene todos esas piezas de acción que conforman una película con el sello de Marvel, pero en el centro tiene ese corazón familiero y gracioso. De hecho muchos de los filmes de los que hablábamos cuando estábamos rodando eran comedias familiares independientes, como “Pequeña Miss Sunshine” (2006), con personajes un poco chiflados en medio de relaciones familiares medio raras. Una de las mejores imágenes de la película es cuando todos nosotros estamos sentados a la mesa de la cena, con nuestros trajes de superhéroes, pero discutiendo y peleando como una familia. Con el padre llegando más tarde, sentándose en la cabecera de la mesa, haciendo chistes tontos. Creo que esa imagen sintetiza el corazón de la película.

T: Algo que luce refrescante es que tu personaje, a pesar de que es el único de los cuatro que tiene poderes, es que es salvado varias veces por las tres mujeres protagonistas.

DH: Creo que es porque los hombres han sido tan dominantes en este género y en películas como esta que cuando es un poco lo opuesto nos resulta tan discordante. Hay varias secuencias en las que Red Guardian se enfrenta él solo a todo un grupo de guardiacárceles o realiza acciones impresionantes. Pero es poderoso y a la vez se ha visto debilitado por el paso del tiempo, por su mala elección en términos de dieta (risas), entonces sí, no puede solo.

Pero creo que una de las cosas que encuentro geniales acerca de las mujeres en esta película, especialmente nuestras tres protagonistas, es que son tres agentes altamente entrenadas, asesinas, atléticas. Así que sí, lo salvan varias veces, y me encantó ese aspecto.

T: La película alude de forma más directa que ninguna otra cinta de Marvel antes temas como el patriarcado, el lugar que ocupan las mujeres en la sociedad, sus luchas. ¿Qué cambió para que incluso en filmes de entretenimiento como “Black Widow” estos temas tan relevantes hayan ganado espacio?

DH: Lo que es sorprendente para mí es que la perspectiva femenina sea considerada una “narrativa diversa”. Ha habido discusiones a lo largo de los años en la industria, sobre cuántas líneas de diálogo tienen las mujeres en la mayor parte de las películas que ganan un Oscar, o cuántas escenas tienen en las que no estén hablando de un hombre, y la verdad es que hay muy pocas. Creo que ya es hora de que haya igualdad de género en el cine. Hay mucho espacio para miradas diferentes, y aunque seguramente vaya a generar cierto grado de reacción por miedo, encuentro que hay también mucho lugar para los hombres en estas miradas. Sin ir más lejos, tengo un rol protagónico en esta gran película impulsada por mujeres delante y detrás de la cámara, con tres mujeres como protagonistas y una directora mujer, y me sentí muy incluido.

Fuente: Télam