2 octubre, 2022

Paralelo/54

Portal de noticias online

Barcesat y Yasky elogiaron el proyecto para reformar el mecanismo de consulta popular

El proyecto de ley presentado por el senador oficialista Oscar Parrilli para modificar el proceso de consulta popular fue elogiado hoy por el constitucionalista Eduardo Barcesat y por el sindicalista y diputado nacional Hugo Yasky, por darle un “marco de fortalecimiento” a la participación de la ciudadanía en las decisiones gubernamentales.


Barcesat y Yasky participaron de una audiencia organizada en la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, en la que el Frente de Todos no logró pasar a la firma el dictamen de la iniciativa por falta de quórum.

Esa situación generó algunos cruces entre oficialistas y opositores, como cuando la mendocina Anabel Fernández Sagasti afirmó que “para sacar los proyectos hay que venir a trabajar”.

El radical fueguino Pablo Blanco, el único que se quedó en el Salón Illia luego de que el bonaerense José María Torello se retiró, respondió que sus compañeros de interbloque no pudieron asistir porque “la convocatoria a la reunión se conoció anoche a las 23”.

“Lamento que no esté el bloque de la oposición para que aprendan algo”, fustigó Parrilli antes de explicar los detalles del expediente.

El proyecto de ley puesto en discusión alivia la mayoría necesaria en ambas Cámaras del Congreso para aprobar un llamado a consulta popular: pasará de mayoría absoluta (tal como lo resuelve la ley vigente) a “mayoría de los miembros presentes”.

Asimismo, se establece que la consulta se pueda hacer el mismo día en que se realiza una elección general. “Es importante que, ante temas trascendentes, el gobierno pueda recabar la opinión del pueblo”, destacó Parrilli.

Además, el senador agregó que se busca “ampliar los márgenes de la democracia” haciendo “más fácil el llamado a consulta”.

A su turno, el constitucionalista Barcesat expresó su “apoyo” a la iniciativa y mencionó que “hay un marco de fortalecimiento legal” para que la consulta popular funcione en la Argentina.

“Desde el punto de vista constitucional, esta disposición tiene dos ventajas: por un lado, son derechos de fecha posterior al texto histórico de la Constitución de 1853”, indicó.

También señaló que “la norma específica prevalece sobre las normas generales”.

En tanto, el diputado Yasky elogió la idea al calificarla como un “mecanismo de la democracia participativa”.

“Es muy necesaria para los tiempos en donde se instalan discursos de odio y antipolítica”, insistió, al tiempo que puntualizó: “le dará más fuerza a la democracia”.


About Post Author